Projet

craft thoughts wood songs

mexico city fevrier-mai 2015


Para esta exposición reunió piezas de barro, máscaras tradicionales de Puebla, artesanías varias y […] hasta unos tristes mariachis vestidos y pintados de blanco, sentados en un diorama como los ‘nativos’ de una exposición universal.
Por alguna razón que no acabo de entender, todavía hoy (pos Lina Bo Bardi, pos tantos cuestionamientos de la rigidez modernista) la gente en el mundo del arte contemporáneo se pone nerviosa cuando algo es muy crafty, es decir, artesanal, e incluso a menudo el término se utiliza como un adjetivo despectivo en referencia a cierto tipo de arte, especialmente, al arte tridimensional o escultura. Parece que en la exposición de Casa Maauad, Craft Thoughts | Wood Songs, y en su obra en general, el artista francés recién instalado en México, Theo Mercier, les pinta dedo a estas personas. Su exposición no podría ser más crafty. Porque además crafty también quiere decir astuto, incluso artero (nótese que esa palabra contiene la palabra arte). Su obra es visualmente impactante. Es una acumulación de formas, y Mercier es un coleccionista consumado: se llena de objetos provenientes del diseño preindustrial que va clasificando y después los une en collages tridimensionales. Una especie de injertos quiméricos antropomórficos que forman figuras básicas de macho y hembra. Mercier los reúne en grupos y se piensa a sí mismo como una “agencia matrimonial para objetos”. Los conjuntos forman aldeas de objetos con sus propias jerarquías y antagonismos, logrando una especie de coreografía de las relaciones sociales.Las cosas que colecciona van desde encendedores, tazas y plumas en formas de penes hasta ruinas miniatura para acuarios. Para esta exposición, el finalista del prestigioso premio Marcel Duchamp en el 2014, reunió piezas de barro, máscaras tradicionales de Puebla, artesanías varias y, durante la inauguración, hasta unos tristes mariachis vestidos y pintados de blanco, sentados en un diorama como los “nativos” de una exposición universal. Resalta la mirada del europeo en terra nova, y la lectura de sus obras cubre el espectro completo, que va desde la antropología imaginaria hasta el colonialismo, pasando por el exotismo, el racismo y el turismo contemporáneo. Muy crafty en todos los sentidos. ¿Nos incomoda? El paseo por Casa Maauad encarna físicamente esta sensación límite y siempre con humor. Por ejemplo, sus “esculturas para un terremoto” no están pegadas ni unidas con nada: son una serie de objetos con las mismas circunferencias y encima de ellos, huevos fecundados de diversas aves. Si caminamos con paso certero o pesado, todo puede derrumbarse.
Gabriel Jauregui
photo: Paticia Alpizar Ruiz et Héctor Jinenez


sculpture

Téléchargements